Blog

Ocho platos que saben mejor con aceite de oliva virgen extra

20 junio 2017

BORGES - Diez platos con aceite de oliva

Pese a que el aceite de oliva virgen extra en crudo es uno de los reyes de la dieta mediterránea, que tan bien acompaña a ensaladas de vegetales en todas las épocas del año, lo cierto es que a menudo no le sacamos todo el partido. Y es que hay pocos productos en el mundo tan especiales y versátiles como el aceite de oliva virgen extra, que puede dar un toque especial a cualquier plato. Estas ocho ideas te ayudarán a aprovechar los beneficios de este producto e incorporarlo a numerosos platos.

En el desayuno. ¿Y si sustituimos la clásica tostada con mantequilla y mermelada por una buena rebanada de pan con aceite de oliva virgen extra? Un desayuno completo y cardiosaludable, sin las grasas saturadas que aporta la mantequilla, que será aún mejor si lo completamos con una pieza de fruta o un zumo.

En ensaladas. Pero olvidemos de una vez la clásica ensalada de lechuga o brotes. El aceite de oliva virgen extra es el mejor compañero de ensaladas de pasta, cuscús, quínoa, garbanzos, lentejas, guisantes, judías o habitas, por poner solo algunos ejemplos de cuánto nos falta por explorar en el mundo de las ensaladas multicolores.

En adobos. Basta con adobar cualquier carne o pescado con una mezcla de aceite de oliva virgen extra, vinagre, ajos y especias para aportar un toque de sabor inconfundible.

En conservas. ¿Por qué no hacer conservas caseras y disfrutar del sabor y las propiedades tanto del aceite de oliva virgen extra como de los alimentos que más nos gustan? Quesos, anchoas, bonito, pulpo e incluso algunas carnes como el lomo de cerdo constituyen unas conservas fantásticas en aceite de oliva virgen extra. Además, tienen una ventaja: podemos elaborarlas cuando tengamos tiempo y aguantarán semanas en la despensa, de manera que podremos abrirlas en cualquier ocasión y nos solucionarán una cena improvisada.

En marinados. Marinar la carne en aceite de oliva virgen extra antes de cocinarla potenciará su sabor y garantizará una textura melosa.

Como aperitivo. ¿Por qué no replicar en casa ese pequeño bol de aceite de oliva virgen extra con alguna especia de nuestro agrado y pan de calidad? Será un aperitivo original y muy elegante cuando tengamos invitados.

En carpaccios. El siglo XXI es, sin duda, el del regreso a la comida cruda, como demuestra el boom del sushi, el sashimi, los tartars, los tatakis y el carpaccio. Este último, sea de lo que sea, sabrá mucho mejor si lo completamos con un toque de aceite de oliva virgen extra.

En sopas y cremas. Tanto frías como calientes, estarán mucho más sabrosas si les aportamos un chorro final de aceite de oliva virgen extra antes de servir.

Entradas relacionadas

Blog
Complement to pasta.

¿Cuál es el complemento ideal de la pasta?

Blog
Borges - Balsamic vinegar

Vinagre balsámico, un ingrediente esencial