Recetas

Focaccia de queso fundente, tomates y albaricoques secos

2 HORA Y 30 min

Tiempo

2 HORA Y 30 personas

Raciones

MEDIA

Dificultad

0 / 5 (0 votos)

Valoración

Ingredientes

  • Para la focaccia:
  • 500g (17,63oz - 17,5oz) de harina
  • 10g (0,35oz - 0,3oz) de sal
  • 20g (0,70oz - 1oz) de azúcar
  • 100ml (3,38USfloz - 3USfloz) de aceite de oliva
  • 200ml (7,05oz - 7oz) de agua
  • 20g (0,70oz - 1oz) de levadura fresca
  • Para el relleno:
  • 200g (7,05oz - 7oz) de queso tipo brie o emmental (para fundir)
  • 500g (17,63oz - 17,5oz) de tomates
  • 50g (1,76oz - 2oz) de albaricoques secos
  • Orégano

Paso a paso

  1. Paso 1

    Disolvemos la levadura en el agua y mezclamos con el aceite. Mezclamos la harina con la sal y el azúcar. Vertemos los líquidos sobre la harina. Amasamos todos los ingredientes con las manos hasta que la masa se nos despegue de las manos por completo. Aunque parezca imposible, las manos deben quedarnos limpias a fuerza de amasar, operación que llevará unos 20 minutos. Tiene que quedar una masa lisa y blanca.
    Dejamos reposar la masa durante 30 minutos, tapada con un paño húmedo. Untamos un molde con aceite de oliva y disponemos la masa cubriendo toda la base.
    Cortamos los tomates y los albaricoques a láminas. Los colocamos sobre la masa, espolvoreamos con orégano y terminamos con queso brie.
    Dejamos fermentar la foccacia durante 60 minutos en un lugar cálido y tapada con un paño húmedo para que tenga una buena fermentación.
    Encendemos el horno y esperamos a que esté a 250º C. En el momento de meter a hornear la foccacia, lo rociamos con un poco de agua para generar vapor. Horneamos, a 200º C durante unos 20 minutos.

  2. ‘- Los ingredientes que complementan la focaccia pueden ser de lo más variado. Aquí te proponemos queso, tomate y orejones de albaricoque para obtener un sabor con matices ácidos, dulces y untuosos que combinan muy bien. Sin embargo, una buena opción es abrir el frigorífico o la despensa y añadir a la masa las sobras de la cena anterior o lo que dicte la imaginación, como aceitunas, anchoas, atún, hierbas aromáticas, verduras o jamón.
    – La focaccia, acompañada de una buena ensalada, es un plato único estupendo para la cena.
    – Puesto que la focaccia no deja de ser un pan, si la elaboramos solo con hierbas aromáticas y un buen aceite de oliva nos servirá de acompañamiento para cualquier plato.